© 2018 by MCR arquitectos

  • MCR Arquitectos

Diseñando para un sueño (II)

Continuando con nuestra entrada anterior, vamos a intentar profundizar mas en los servicios que un estudio de arquitectura debe presupuestar en el proceso de diseño de una vivienda.


Lo primero que tenemos que tener claro desde el estudio es el tipo de cliente que tenemos delante. Para ello nosotros realizamos siempre una entrevista personal con los que van a ser nuestros clientes, si es una persona individual o si es una pareja, la entrevista debe ser con todos y en la reunion deben estar los miembros del equipo que van a desarrollar el proyecto.


Conocer al cliente, sus motivaciones y sus expectativas haran que puedas presentar un presupuesto adaptado a sus necesidades y por parte del cliente sabra de antemano que tipos de servicios y garantias le aporta el estudio.

Los proyectos de arquitectura siempre tienen dos partes importantes que deberán quedar presupuestadas como mínimo, una es la redacción del proyecto y la otra la dirección de obra.


La redacción de un proyecto es la parte mas compleja del proceso, en una primera fase se producirán las reuniones con los clientes hasta poder llegar a plasmar en los planos sus deseos, para ello es importante establecer con el cliente una relación de confianza, donde el se sienta cómodo para expresar sus opiniones. Esta primera parte se le denomina proyecto básico.


El proyecto de ejecución es la parte donde se define constructivamente el proyecto básico y donde habitualmente el cliente no interviene en su redacción.


"Conocer al cliente, sus motivaciones y sus expectativas harán que puedas presentar un presupuesto adaptado a sus necesidades y por parte del cliente sabrá de antemano que tipos de servicios y garantías le aporta el estudio."

Otro punto fundamental y sobre el que cliente debería de incidir es la dirección de obra.

La ley establece que es necesaria la presencia de un arquitecto (director de obra) y de un arquitecto técnico (director de ejecución) para la realización de una vivienda de obra nueva.


Nosotros establecemos en el presupuesto el numero de visitas totales que haremos a la obra y el compromiso de realizar una semanal como directores de obra. Esto tiene una doble garantía, por un lado para cliente porque tiene garantías del control que se esta ejerciendo y para el arquitecto puesto que conoce a la perfección la ejecución de la obra.

Por tanto, si los honorarios de la dirección de obra son bajos, el servicio no sera de calidad puesto que habrá pocas visitas y el control sera deficiente. Una visita, sin contar el desplazamiento dura entre 30-60 minutos y una vivienda unifamiliar aproximadamente requiere unas 50 visitas (1 año de ejecución aproximadamente), a lo que habrá que añadir el trabajo de oficina de certificaciones, mediciones o replanteo de obra.


Una buena dirección de obra puede ahorrar al cliente (promotor) mucho dinero tanto durante la ejecución como en el futuro.


Estos servicios son los básicos que deben de quedar presupuestados y sobre los que habrá que comparar los presupuestos.


En próximas entradas desglosaremos que servicios complementarios se pueden solicitar y que gastos deben incluir los presupuestos.